viernes, 4 de julio de 2014

¿LOS PERIODISTAS DEBEN TOMAR PARTIDO EN LA CONDENA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO?

POR: MARIA LOURDES MAMANI FLORES

Hicimos una investigación y notamos que cada vez hay una mayor cobertura en la prensa de hechos de violencia contra las mujeres. Entonces la interrogante que surgió es si se debe a un incremento de la violencia, o es que cambió la mirada de la sociedad en relación a la violencia. Se comprueba que es este último.
La sociedad y los medios abrieron un espacio en sus agendas para abordar el problema de la violencia y sacarlo del ámbito privado y ponerlo en el debate publico. Este es uno de los principales aportes de los medios. Ahora, la violencia es un problema social y político, y demanda una respuesta de las autoridades.
Con respecto a la víctima las prácticas que se recomienda en el abordaje periodístico son:
Se debe cuidar la identidad de la mujer en situación de violencia. Se debe brindar información y apoyo para que ella posteriormente pueda contactar al periodista para brindarle mayor información, o también para que el periodista conozca las repercusiones de su cobertura, porque en muchas ocasiones las notas provocan represalias del agresor, de los familiares, o de condena en la comunidad; y se debe evitar la re victimización.
Otro de los factores es que se debe contextualizar la violencia, indagar sobre precedentes, y evitar entrevistar a personas familiares, vecinos, que normalmente no aportan datos para entender la violencia, y mas bien brindan información sobre la conducta social de las personas, algo que no es pertinente cuando se analizan los hechos; esa información suele contribuir  a decir que el agresor “era buena persona”, “un hombre tranquilo”, “que la mujer tenia determinada conducta”. Lo mas apropiado es entrevistar a especialistas en temas de violencia. Eso ayudaría a que las personas que lean una nota puedan entender causas y posibles efectos de las situaciones de violencia.

La ciudadanía también toma en cuenta la información que recibe para establecer sus parámetros de comportamiento y de prevención. Por ejemplo, cuando se produjeron notas sobre hechos de violencia sexual en espacios públicos, muchas veces eso genera que la ciudadanía tome precauciones; o que las mismas mujeres tomen prudencia en relación a su forma de vida y a su comportamiento cotidiano, evitando determinadas situaciones que aparentemente las ponen en vulnerabilidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario