jueves, 4 de agosto de 2011

BIOGRAFÍA BARACK OBAMA

(Honolulu, Hawai, 1961) Abogado y político estadounidense, 44º presidente de los Estados Unidos desde enero de 2009. Desde los tiempos de John Kennedy ningún otro relevo presidencial había generado tanta expectación y esperanza. Pero prescindiendo de cuál vaya a ser el balance final de su mandato, Barack Obama pasará inevitablemente a los anales de la política estadounidense como el primer presidente de raza negra

Hijo de Barack Obama Sr., economista de origen keniano, y de Shirley Ana Durham, doctora en Antropología por la Universidad de Hawai, Obama pasó su infancia entre Hawai e Indonesia, país donde conoció las condiciones de pobreza que afectan a millones de personas en el llamado Tercer Mundo. Allí cursó su educación primaria.

De regreso a los Estados Unidos pasó dos años en el Occidental College de Los Ángeles. En 1983 ingresó en la Universidad de Columbia (Nueva York) para estudiar Ciencias Políticas, y se especializó en Relaciones Internacionales. Tras su primera etapa universitaria se trasladó a Chicago, donde trabajó como organizador comunitario de los servicios sociales de un grupo de parroquias católicas.

La carrera política de Obama comenzó a fraguarse en 1990, cuando tomó contacto con Judson Miller, uno de los asesores de Harold Washington, quien en 1983 se convirtió en el primer alcalde negro de Chicago. Con el paso del tiempo, Miller llegaría a convertirse en uno de los pilares de la campaña electoral de Obama.
En esta época el joven abogado consiguió algunos de los apoyos que acabarían siendo decisivos en su futura nominación como candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, entre los que destacan tanto importantes empresarios como numerosos miembros de la comunidad afroamericana cristiana de Chicago.
En 1991 ingresó en la Universidad de Harvard (Cambridge, Massachussets) para ampliar sus estudios superiores, y allí fue elegido primer presidente negro de la Harvard Law Review, publicación estudiantil de dicho centro. Tras graduarse con honores regresó a Chicago, donde trabajó durante algún tiempo en una asesoría jurídica especializada en derechos civiles.

Su primer éxito político llegó en 1996. Gracias al padrinazgo del juez Abner Mikua y de Emil Jones, líder demócrata afroamericano en el Senado de Illinois, Obama fue elegido miembro de la cámara estatal por el Partido Demócrata, como representante del distrito de Hyde Park, donde ya era conocido por sus firmes convicciones liberales.

Obama utilizó su nueva posición para preparar su ingreso en el Congreso de los Estados Unidos, en el que aspiraba a sustituir a Bobby Rush, líder de los Panteras Negras de Illinois, mediante la captación de su electorado. La primera tentativa tuvo lugar en 2000 y supuso un fuerte revés en las aspiraciones de Obama, que fue doblado por Rush en número de votos.

Entre 2000 y 2004 Obama se dedicó a afianzar su electorado. En 2004 obtuvo nuevos mentores en Washington, entre los que destacaban figuras señeras del Partido Demócrata, como John Kerry y Ted Kennedy. Gracias al apoyo de éstos y al de su electorado fue elegido representante nacional en la Convención Demócrata de Boston de 2004.

Tras imponerse en el bando demócrata, el joven abogado afroamericano se enfrentó a Jack Ryan, candidato republicano, por la representación del Estado de Illinois. En esta ocasión, su contrincante se vio salpicado por un escándalo sexual y Obama consiguió el puesto de congresista en disputa, convirtiéndose así en el quinto afroamericano que accedía al Congreso de Estados Unidos y en el segundo por el Partido Demócrata.

Durante los tres años previos a su nominación a la candidatura demócrata a la presidencia del país, Obama promovió reformas para el control de la venta de armas y para fomentar la transparencia en el uso de los fondos federales. Su mensaje fue siempre de cambio, tanto en política interior como exterior, en la que defendió un mayor protagonismo de la acción diplomática en detrimento del recurso a la fuerza.
Obama dio el primer gran paso hacia la presidencia de los Estados Unidos en febrero de 2007, cuando presentó su candidatura a las elecciones primarias del Partido Demócrata. La otra gran apuesta de esta formación era la senadora Hillary Clinton, esposa del ex presidente Bill Clinton, que partía con ventaja en los sondeos. La campaña, muy ajustada en todo momento, acabó decidiéndose a favor de Obama, que se impuso con 1.953 delegados frente a los 1.770 de su rival.

El nombramiento oficial como candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos tuvo lugar el 3 de junio de 2008. El republicano John McCain, a quien Obama consideró siempre como un simple heredero de Bush, fue su rival en la carrera presidencial. Durante la campaña, McCain trató de distanciarse de su predecesor, pero su discurso resultó errático y poco convincente. El mensaje de renovación y esperanza del candidato demócrata, en cambio, caló entre el electorado; Obama fue ampliando progresivamente su ventaja frente a McCain en la encuestas, y se impuso finalmente en las elecciones del 4 de noviembre con un 64'9 % de los votos.

miércoles, 3 de agosto de 2011

BOLIVIA: A 186 AÑOS DEL GRITO LIBERTARIO

Pasaron cerca a dos siglos después de la independencia de Bolivia, y con ella, una historia lleno de torturas, exclusiones, alegrías breves, dictaduras, democracias neoliberales,   colonización ideológica permanente, entre otras. Las páginas de la historia boliviana tienen distintos colores, sabores y contexturas.

Previo al homenaje del Estado Plurinacional (el 6 de agosto), diversos sectores sociales sienten la misma exclusión de hace cerca de dos centenarios, cuando los originarios e indígenas fueron excluidos de aquella “fiesta democrática”. Nadie les había invitado. Desde su corta visión, pensaron que eran animales.

En el presente, si bien tales sectores fueron incluidos en la norma constitucional y quizás se recuperaron ciertos derechos relegados, aún continúa el sufrimiento, miseria, desempleo y descontento por las políticas del actual gobierno de turno.

Sectores sociales que respaldaron y confiaron con su voto el 18 de diciembre de 2005, hoy descubrieron el verdadero rostro neoliberal del Gobierno del MAS que se escondía a título de “proceso de cambio”. El malestar, descontento y desesperación es bastante evidente en distintos lugares y coyunturas cercanas con marchas, manifestaciones, paros y bloqueos.  Aunque algunas veces son tildados de que son opositores o que se vendieron a los bloques más ultraderechistas del país.

¿Cuánto mejoró la economía del país para los más pobres? ¿Por qué mucha gente sigue siendo desocupada? ¿Se habrán cumplido las propuestas de la agenda de octubre? El “suma qamaña” o el “vivir bien”, como se establece en la Constitución Política del Estado, ¿existirá sólo en la imaginación de algunos hombres?

Lo que sucede en la coyuntura actual, es que el gobierno dividió y calmó las necesidades de algunos sectores con bonos, obras y servicios básicos. Aunque es cierto se mejoraron muchos aspectos a favor de los más necesitados. Pero no es suficiente. ¿No será que el actual partido en el gobierno a nombre del famoso “proceso de cambio”, pretende ampliarse en el poder estatal haciendo creer y soñar que el cambio se dará poco a poco cuando muchas personas pobres viven y vivieron una infancia miserable?


En el país, es inminente que la brecha entre pobres y ricos se amplié y la desintegración familiar, delincuencia, desocupación, explotación infantil y otras injusticias se intensifique.  ¿Cuándo cambiará realmente el país? ¿Será cuando la mayoría indígena esté en el poder gubernamental, y no como ahora cuando muchos de nuestros hermanos son utilizados como escalera para que otros se fortalezcan en el poder?

El grito libertario se recuerda con sus luces y sombras. A pesar de ello, los más de 9 millones de bolivianos conservan aún la esperanza por visualizar mejores condiciones de vida porque el sentimiento que llevan en el corazón por nacer en esta patria fecunda, es perdurable en el tiempo. ¡Que viva Bolivia¡